La enfermería y la mujer

enfermera segun mi hija
dibujo hecho por mi hija representando una enfermera

Recojo el guante del compañero y me intereso por la historia de nuestra profesión. Está ligada a la emancipación de la mujer, a su historia, a su recorrido, a su contexto social. Antes de los años 50 existían tres tipos de profesiones dedicadas al cuidado: las enfermeras, las matronas y los practicantes. Los últimos eran hombres, ayudaban al médico, tenían cierta autonomía, tenían derecho a pensar. Las enfermeras y las matronas eran mujeres. Éstas tenían que saber hacer, tener una buena conducta, pensar no estaba entre sus funciones. Recuerdo como hoy todavía me he encontrado con compañeras que me lo dicen: a mí no me pagan por pensar. Que arraigado el concepto, que arraigado el rol. A partir de los años 50 se unificó la profesión y pasaron a ser A.T.S.: ayudante técnico sanitario. Aunque se aunaron las profesiones en una sola denominación, cada uno de ellos seguía estando visible solo en un ámbito, las ATS en el hospital, los practicantes en al ámbito rural y las matronas dedicadas a la mujer. Cabe destacar que es una denominación única, no existe país en que las enfermeras adoptaran un nombre así o parecido. Las palabras se definen por si solas. Tareas de ayuda (al médico), con tareas técnicas, y en el ámbito sanitario. Contaban con un plan de estudios, pero con algunas diferencias entre hombres y mujeres. Las mujeres contaban entre sus asignaturas con materias tales como enseñanza del hogar, la cual no formaba parte de sus colegas hombres, que se sustituía por autopsia médico legal. Ellas estaban internas en una escuela, ellos no. Quien no identifica a la enfermera con un uniforme propio de la época, de la cual creemos que han pasado muchos años, pero que siguen vigentes en el imaginario colectivo. Esta semana ha sido el día de la enfermería. Mi hija, de 5 años, lejos de la época descrita, me regaló un dibujo. Es el que he puesto de inicio de esta entrada. Me ha visto vestida con el uniforme y he ido a su escuela a explicar nuestra tarea. Su inocente imaginación nos dibuja así: de rosa, con vestido y con cofia. ¿De dónde saca este modelo? Tenemos arraigadas ciertos clichés que nos persiguen, que no somos capaces de cambiar. Los medios de comunicación, la sociedad,  siguen con el modelo antiguo. Algo no hacemos bien, no estamos sabiendo cambiarlo. Vivimos tiempos en los que, como no puede ser de otra manera, se hace hincapié en la perspectiva de género, pero solo en la superficie, en lo que brilla, en lo que se ve. Hay que ir al fondo del asunto, hay que mostrar que los tiempos no han cambiado todo lo que nos gustaría. La mujer sigue ligada a aquella idea de que somos las más apropiadas para cuidar solo por nuestro género, a obedecer órdenes por parte de superiores (hombres) y que el agradar y sonreír forma parte de nuestra genética. Esas mujeres, las que estudiaron ATS, todavía trabajan con nosotras. Agradecí escuchar a una en unas jornadas de enfermería, te pone los pies en la tierra, te recuerda de dónde venimos. Abrieron puertas, cambiaron el concepto, lucharon por el reconocimiento de una profesión que solo era la ayudante del médico. Muchas de ellas renunciaron a una vida familiar que les tocaba por su condición de ser mujer. La sociedad infringe culpa a aquellas que no dedican toda su energía al cuidado de la familia, si cierra la puerta y se va a trabajar. Nos queda mucho por hacer, mucho por visibilizar, mucho por cambiar. Desde la universidad impartimos las materias basadas en la evidencia científica, mucha distancia de aquellos primeros planes de estudio. Creemos que ya está, años luz de aquellas materias de las ATS en las que se les impartía enseñanza de hogar. Nada que ver, ahora damos investigación. Cuando terminen y vean que sus superiores son hombres, que se piden reducciones de jornada para no desatender a la familia, que se adaptan el turno para cuidar de la prole, se darán cuenta, que no estamos tan lejos. Seguiré con el tema, con la ley de paridad en la mano. Ahora me voy a hacerle caso a mi hija, que ve dibujos en la tablet y me siento mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Santiago Rodríguez Trigueros.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  webempresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad